¿Por qué un psicólogo?

¿Cómo puede ayudarme un psicólogo infantil?

A lo largo de esta complicada tarea de ser padres y educar, podemos observar en nuestros hijos comportamientos o síntomas que no entendemos y que son indicativos del sufrimiento infantil.

El objetivo es poder ayudar a todos aquellos menores que puedan presentar alguna dificultad a lo largo de su desarrollo, así como orientar a sus padres o tutores asesorándolos en la educación de sus hijos. 

¿Por qué a domicilio?

Llevar a cabo las sesiones en casa tiene numerosos beneficios para los niños, los padres y para el profesional, por lo que mejora el resultado de la terapia ¿Porqué?

  • Por que es más cómodo y seguro al estar en un entorno que los niños conocen bien. No les distrae el ambiente, conocen bien su casa. 
  • Para los padres es igualmente cómodo, la cita se fija adaptándonos a los horarios, a veces tan complicados, de los niños tras acabar la jornada escolar. 
  • Para el profesional ya que el trabajar en las casas de los niños ofrece una información muy valiosa para lograr resultados más eficaces.

COMPORTAMIENTOS MÁS HABITUALES

  • Está irritable, se enfada frecuentemente, tiene rabietas, llora…
  • Miedos, ansiedad y tensión
  • No es capaz de mantenerse realizando una tarea
  • Evita algunas situaciones (ir al colegio, estar con amigos…)
  • No quiere relacionarse o se aísla excesivamente
  • Se culpa con frecuencia a sí mismo/a
  • Está triste
  • No duerme bien, tiene cambios en hábitos alimentarios
  • Se queja con frecuencia de dolores o molestias sin estar enfermo

Cuando observamos que los síntomas se prolongan en el tiempo, nos están indicando que nuestro hijo no posee las herramientas necesarias para afrontar y resolver sus dificultades. En estos casos, es importante buscar ayuda cuanto antes para poder resolverlo. Así podremos proporcionar al niño las herramientas adecuadas para su bienestar actual y futuro. 

Si observas que tu hijo/a se encuentra en una situación difícil y no sabes cómo actuar, solicita información sin compromiso. La primera consulta es gratuita.